ir a la página principal del Centro del Hogar
Aparatos y herramientas, Centro del Hogar
Aparatos, aparatos electricos, electrónicos, mecanicos, electrodomesticos, herramientas, etc.


Temas relacionados


Tienda en línea

Sala

Comedor

Habitaciones

Baños

Cocina

Estudio - Oficina

Automovil

Deporte

Jardín

Aparatos y herramientas

Decoración


 

Encuentre en esta sección

Aire Acondicionado :: Aspiradora :: DVD :: Refrigerador :: Secador de pelo :: Teléfono :: Televisión


El secador de pelo

El moderno secador eléctrico para el cabello fue el fruto de dos invenciones que nada tenían que ver entre sí: la aspiradora y la licuadora.

Su punto de origen es bien conocido: Racine, Wisconsin. y dos de los primeros modelos, denominados “Race” y “Cyclone”, aparecieron en 1920, los dos fabricados por empresas de Wisconsin: la Racine Universal Motor Company y la Hamilton Beach.

La idea de secar el pelo por medio de una corriente de aire se originó gracias a los primeros anuncios de la aspiradora doméstica.

En la primera década del siglo XX era costumbre asignar varias funciones a un solo aparato, especialmente a los electrodomésticos, puesto que la electricidad era ensalzada como la energía suprema de la historia. Esta estratagema incrementaba las ventas, y el público se había acostumbrado a los dispositivos multifuncionales.

La aspiradora no fue una excepción al respecto. Uno de los primeros anuncios del aparato llamado Pneumatic Cleaner presentaba a una mujer sentada ante su tocador, secándose el cabello con una manguera enchufada en la aspiradora. Con un criterio que consistía en preguntar por qué malgastar aire caliente, el texto del anuncio aseguraba a los lectores que, si bien la parte frontal de la máquina aspiraba y eliminaba el polvo y la suciedad, la posterior generaba una corriente de aire fresco y puro. Aunque las primeras aspiradoras se vendían en cantidades moderadamente satisfactorias, nadie sabe hasta qué punto sus usuarios sacaron el mejor partido de ellas.

Sea como fuere, había nacido la idea de secar el cabello mediante una corriente de aire. Lo que retrasó la aparición de un secador eléctrico manual para el cabello fue la ausencia de un motor pequeño y eficaz pese a su escasa potencia (lo que entre inventores se conocía técnicamente como “motor de fracción de caballo”). Aquí entra en escena la licuadora.

Racine, Wisconsin, es también la patria de la primera mezcladora y licuadora para obtener batidos de leche. Aunque no se patentaría la licuadora mezcladora hasta el año 1922, durante más de una década se habían hecho esfuerzos para perfeccionar un motor de escasa potencia, particularmente la Racine Universal Motor Company y la Hamilton Beach.

Por tanto, en principio, la descarga de aire caliente de la aspiradora llegó a casarse con el motor compacto de la licuadora para producir el moderno secador de cabello, fabricado en Racine. Voluminoso, deficiente en energía, bastante pesado y con frecuentes recalentamientos, el primer secador manual fue, sin embargo, más eficaz para dar forma a los peinados que la aspiradora, y fijó la tendencia para las décadas siguientes.

Los perfeccionamientos introducidos en los años treinta y cuarenta incluían diversos mandos para la temperatura y las velocidades. La primera variación importante en los secadores portátiles apareció en el catálogo de Sears, Roebuck correspondiente a otoño-invierno de 1951. Este dispositivo, que se vendía a 12,95 dólares, consistía en un secador manual y un gorro de plástico rosa unido directamente a la boquilla sopladora, y que se ajustaba a la cabeza de la mujer.

Los secadores de cabello adquirieron popularidad entre las mujeres desde el primer año de su aparición, pero sólo a fines de los años sesenta, cuando los hombres empezaron a experimentar las dificultades de secar y peinar los cabellos largos, se expandió rápidamente el mercado para estos aparatos.

¿Cómo funciona?

Los secadores de pelo tienen un pequeño motor que funciona como un ventilador con aletas, forzando aire a través de una resistencia caliente que se encuentra alrededor del conducto de salida.

Ésta resistencia está controlada habitualmente y según los modelos, por un protector térmico que evita que, en caso que el ventilador no encienda, se derrita el tubo que generalmente es de plástico.

Algunos modelos son sólo de aire caliente, por lo que tienen una sola perilla que enciende todo (resistencia y motor); y otros son duales, es decir frio-calor con dos perillas para cada una de las funciones.

Los hay también con perillas de encendido que regulan la velocidad de tiro del aire; pero lo que más nos importa es que las fallas se producen irremediablemente en las perillas de encendido debido al uso intensivo de éstas, por lo que será necesario revisarlas como primera medida.

Algunos motores tienen carbones (pequeños carboncitos que se ajustan alrededor de la bobina o eje del motor) y cuando están gastados pueden ocasionar que el secador funcione lento o falle.

Es habitual que la resistencia se rompa luego de alguna caída o algún golpe fuerte.

Fuente: "Las cosas nuestras de cada día" de Charles Panati.

  info@centrodelhogar.com
© 2007 - 2010, Centro del Hogar. Todos los derechos reservados. All rights reserved.
Una Realización de Atiko estudio Diseño www.atikoestudio.com